viernes, 21 de junio de 2013

La Plataforma de la PO-308 pide una senda antes de la segunda fase del proyecto

| Actualizado 07 Mayo 2013 - 02:00 h.
los miembros de la plataforma de la po 308 hicieron que cores touris recorrieron algunos tramos andando

Los miembros de la plataforma de la po 308 hicieron que cores touris recorrieron algunos tramos andando
Miembros de la Plataforma por la seguridad vial en la PO 308 trasladaron en la reciente visita realizada a Portonovo por el delegado territorial de la Xunta, Cores Tourís, la posibilidad de alterar de nuevo el proyecto para construir una senda peatonal que vaya desde A Lanzada hasta Portonovo antes de la licitación de la segunda de las tres fases en que está ahora dividido el proyecto.

Y es que Cores Tourís adelantó a los miembros de la Plataforma que en este año en curso posiblemente se inicie el proceso de licitación de la primera fase de esta importante obra, pudiendo iniciarse la ejecución de las obras el próximo año, 2014. Las fechas fueron facilitadas en una reunión informal entre Cores Touris y vecinos de la zona de A Lanzada, en un encuentro al que acudieron varios miembros de la junta directiva de la Comunidad de Montes de Toalla.

Sin embargo, y sabedores de que las otras dos fases restantes se demorarán demasiado, los vecinos plantean una nueva posibilidad, en aras de garantizar la seguridad vial de las miles de personas que, sobre todo durante el verano, transitan esta zona.

El delegado territorial se comprometió a trasladar a la Consellería la petición que le formularon los vecinos, aunque ya les adelantó, asesorado por un técnico que le acompañó en esta visita, que lo que está previsto es que la senda se ejecute también en fases, de forma paralela al resto de la actuación en esta carretera. Variar el orden de ejecución puedo suponer mayores retrasos, ya que también será necesaria la modificación de los proyecto.

Para conseguir que el delegado territorial tuviese una idea clara del peligro que entraña la PO 308, el presidente de la Comunidad de Montes, Roberto Garrido, invitó al delegado a pasear durante varios tramos, lo que obligó a la comitiva a tener que adentrarse en varias ocasiones en la calzada para sortear los pocos coches que en invierno estacionan en el arcén. “Entendeu moi ben o perigo que supón esto no verán, con coches por todas partes e moitísimas persoas que van andando ás praias, tanto veciños de aquí como os clientes dos hoteis que están nesta zona”, explicaba Roberto Garrido, que no quiere centrar el problema solo en la temporada de verano. Y es que asegura que una buena senda que garantizase la seguridad de los viandantes sería un importante apoyo para los hoteleros que reciben grupos de viajeros durante el invierno, y que carecen de alternativas de ocio en el entorno con que ofrecerles.
NOTA: Recomendamos leer la prensa escrita porque no aparece todo el contenido en internet.