lunes, 5 de junio de 2017

Peatones y ciclistas compartirán una senda que los apartará de los arcenes y la calzada

La PO-308 estrenará su nueva imagen de A Lanzada a Soutullo a fines de julio

Peatones y ciclistas compartirán una senda que los apartará de los arcenes y la calzada


sanxenxo / la voz
Cerca de tres kilómetros de senda especialmente habilitada para los peatones y los ciclistas, con un tramo de 1,3 kilómetros que discurrirá sobre un enterimado de madera, garantizarán el próximo verano la seguridad vial en una carretera, la PO-308, que lleva más de una década esperando por su adecentamiento. La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, visitó ayer los trabajos y anunció que la primera fase, desde A Lanzada a Soutullo, en Noalla, estará rematada a finales del próximo julio. La Xunta tiene también avanzada la tramitación administrativa del segundo trayecto, desde Soutullo hasta el final del otro extremo de la recta de Major, que se adjudicará pronto y que estará listo para el verano del 2018. El último trazado de esta intervención urbanística, que va desde Major hasta Portonovo, está ahora mismo en fase de elaboración del proyecto constructivo, se espera que se licite en cuestión de unos meses y que se puedan contratar los trabajos este mismo año.
Ethel Vázquez señaló su satisfacción con esta iniciativa, la más importante de las que está ejecutando la Xunta en Sanxenxo, y que alejará a miles de bañistas y peatones de la calzada y los arcenes en el perímetro próximo a las playas de A Lanzada y Foxos ya este verano. La titular de Infraestruturas recordó que también se habilitarán doscientas plazas de aparcamiento solo en este primer trayecto y destacó que este proyecto permitirá dinamizar turísticamente este ámbito costero. «Agardamos rematar as obras canto antes», indicó la conselleira.
Además de la pasarela de madera y la ruta de tránsito de bicis y peatones, se construirá una glorieta en el área de Soutullo, para facilitar la conexión de los vehículos desde esta carretera del litoral con el interior del municipio. Se han tenido también en cuenta la reposición de los cierres en el margen derecho de la carretera, con el objetivo de minimizar la afección, porque en este área existen numerosos accesos a viviendas e instalaciones hoteleras.Por otra parte, en la señalización horizontal se incluirán pasos de cebra, en los entornos próximos a las paradas del autobús. Cabe señalar que el director de obra no es partidario de marcar pasos de cebra, aunque esta es una demanda vecinal, porque aseguran que los peatones bajan la guardia al cruzar.
Por su parte, el portavoz de la plataforma vecinal PO-308, José Manuel Rodiño, expuso a la conselleira la necesidad de sustituir las farolas viejas, que la Xunta piensa reponer en el vial, y colocar en su lugar otras más modernas y con ahorro energético.
El alcalde en funciones, David Otero, insistió en la sustitución de las farolas -«petición expresa do Concello»-y el soterramiento de las líneas eléctricas y de telefonía. Asimismo, el líder nacionalista apoyó la conveniencia de que se regule mejor la velocidad máxima para asegurar la integridad física de peatones, ciclistas y conductores.
Por otra parte, las redes sociales se animaron con el debate entre detractores y defensores de la retirada, para habilitar plazas de párking, de varias rocas junto al con del Cormorán.
NOTA: Recomendamos leer la prensa escrita porque no aparece todo el contenido en internet.